Al Potrillo otra vez lo traicionó el equilibrio y terminó en el piso

El Potrillo, Alejandro Fernández tiene acostumbrados a sus fanáticos a que en sus presentaciones cualquier cosa puede pasar. En noviembre del año pasado él se defendió con uñas y dientes cuando varios medios insinuaron que durante un concierto se veía como intoxicado y se tocaba la nariz incontrolablemente.

Recientemente en un Palenque de Guanajuato México. Estaba muy inspirado cantando, cuando hizo un giro y pensó que podría sentarse en lo que según él era una silla, pero era un bocina inclinada. El Potrillo perdió el equilibrio y sus ayudantes lo levantaron rápidamente.

Al final no le quedó más que burlarse de sí mismo.

Sponsored Content

Sponsored Content