La socialité que conocimos por su reality show, The Simple Life, donde mostraba su vida de excesos y locuras, ha dado un giro a su vida.

En la época de The Simple Life, lo único que sabíamos de esta chica, que ahora tiene 36 años, era que le gustaban las fiestas, lucir sus prendas caras y tenía amigos millonarios y famosos como Kim Kardashian.

Luego se retiró de la TV, pero se convirtió en DJ y así le ha dado la vuelta al mundo. Pero sus negocios en el ámbito de la ropa, accesorios y perfumes creció como espuma. Sin duda es una buena empresaria. 

Y eso fue precisamente lo que fue a hacer a México, a presentar su nueva fragancia a un centro comercial chic en la Ciudad de México. Pero antes del glamour y la alfombra roja pasó por Xochimilco, una zona afectada en el terremoto de septiembre.

"México es como mi segunda casa, vengo a aquí desde que soy niña", dijo frente a cientos de personas necesitadas y otras curiosas que querían verla de cerca.

Pero no llegó con las manos vacías, llegó con productos necesarios como cobijas, ropa, juguetes y se comprometió a construír 7 viviendas. 

Gracias Paris.