Julián Gil nunca se imaginó que su relación con Marjorie de Sousa tomara este rumbo tan macabro. Tras el embarazo de la actriz venezolana las cosas cambiaron, con el nacimiento del bebé su relación ya estaba muy dañada.

Las demandas de manutención llamaron la atención de la prensa por la cantidad de dinero que ella pidió (casi 12 mil dólares mensuales) y él se negó a pagar tan alta candidad, pues le pareció exagerada. Eso provocó más problemas en las cortes de México, país donde vive Marjorie con Matías.

El último detalle es que Julián se ha visto en la necesidad de pedir públicamente en sus redes que las autoridades le ayuden con lo que él considera una injusticia, pues sospecha que será arrestado sin tener pruebas suficientes por falta del pago de manutencion. El no asistió recientemente a un desfile de moda por miedo  ser detenido. Y su hermana está pidiendo el apoyo del público para que se sepa de la injusticia.