Gracias a quienes en Riva del Garda, Italia, decidieron apoyarme, entenderme y acompañarme en la crítica situación. En los comentarios de esta publicación dejaré la explicación que muchos todavía siguen pidiendo y espero que si aún después de leer, esas personas siguen pensando que no di la cara, entonces por favor recomienden al cirujano que me ponga la cara que necesitan ver. Por cierto, el video no lo grabé yo para dármela de santo, de hecho hoy me siento menos tolerante que nunca y no es mucha vaina la que estoy aguantando, al que le guste, bien y al que no también. El video lo grabó un presente y gracias a Dios es la única prueba que tengo de que intenté de todo para cantarle a mi gente. Ver comentarios.

A post shared by Nacho "Miguelito" Mendoza (@nacho) on

En resúmen, Nacho tenía "apalabrada" una fecha en Riva, una ciudad de Italia. La fecha se acercaba y el promotor venezolano en dicha ciudad un día dejó de escribirle y confirmar el pago y otros detalles. Nacho se percató de que varios fans ya esperaban con ansias su concierto en Riva y estaban comprando boletos para el evento.

Al no recibir ninguna respuesta de su paisano, Nacho viajó a esa ciudad y fue al lugar donde el concierto iba a tomar lugar, ahí ya lo esperaban sus fans que habían pagado 35 euros por boleto. 

Nacho tuvo la consideración de convivir con los fans, tomarse fotos, cantar fuera del lugar y hasta trató de ir al bar de enfrente y pedir que le dejaran cantar por media hora para que los fans no se fueran tan decepcionados.

El siguiente video es una muestra de cómo lo han recibido en diferentes partes de Europa.